Vaquera

En esta posición, una mujer excitada y llena de pasión, toma el total control del acto sexual encendiendo a su amado al limite máximo. Una vaquera esbelta, sentada y rodeando el pene de su amado, moviéndose atrevidamente mientras lleva el ritmo y agita sus senos en plena libertad.

Como vaquera, se tiene el control del acto sexual, la vaquera establece sus reglas mientras su compañero obedece.

Ésta posición es ventajosa para una mayor penetración y una entrada más profunda del pene en la vagina, en donde la mujer goza de una penetración autorregulada, que controlada por ella misma, puede evitar que ella sufra alguna molestia durante el acto sexual.

Esta posición sexual de vaquera, se adapta a una mujer aventurera, con un toque salvaje pero juguetón, en donde el rol dominante lo ejerce ella, dándole el mayor placer posible a su amado que simplemente goza y obedece hasta llegar al éxtasis.